Inicio‎ > ‎Volúmenes‎ > ‎Volumen 02‎ > ‎

Articulo 01

Volumen 02

Presentación de la revista electrónica

DE LINGUIS


Escuela Nacional Preparatoria Plantel 6

23 de marzo de 2009

 

Emma Jiménez Llamas

Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE)

 

Buenas tardes. Es muy grato estar aquí con ustedes compartiendo la experiencia académica y editorial del proyecto De Linguis

 

(http://www.prepa6.unam.mx/Colegios/LEIngles/DeLinguis/index.htm).

 

Me permitiré seguir el ejemplo de Octavio Paz en Estocolmo y ser breve en mi toma de palabra, aunque la brevedad, dice, tiene un sentido para quien habla y otro para quien escucha.

 

Que De Linguis se traduzca en una edición electrónica nos ha permitido conocer y compartir sus frutos fácilmente y establecer un diálogo a (corta) distancia entre dos comunidades con intereses en común, complementarios: ustedes, en la Escuela Nacional Preparatoria, tienen como destinatarios a los estudiantes mexicanos de lenguas, mientras que nuestra población estudiantil en el Centro de Enseñanza para Extranjeros, aprende español como lengua extranjera.

 

De modo que el objetivo que expresa Dulce María Montes de Oca, Responsable Académica de

De Linguis:

 

fomentar la investigación y la publicación de artículos relacionados con la enseñanza de los idiomas, [es decir]: metodología, didáctica, reseñas de libros, estrategias de enseñanza aprendizaje, cultura, habilidades lingüísticas, entre otros.

 

y el objetivo de que la publicación electrónica constituya un

 

      medio de actualización para los profesores [que] permitirá reforzar [la] enseñanza a través de artículos realizados y publicados por los profesores de la ENP, [para lograr] un mejor rendimiento de nuestros alumnos al compartir experiencias que se han llevado a cabo en nuestras aulas.

 

Éstos constituyen también los objetivos que nos proponemos tanto en Flores de Nieve (www.floresdenieve.cepe.unam.mx)revista electrónica para estudiantes y profesores de español y áreas de cultura, como en su blog (http://floresde.wordpress.com):

 

fomentar la investigación y la producción escritas sobre temas de interés para estudiantes y profesores de español (y de las áreas de cultura) de diversos países.


Es decir, que al escribir, estudiantes y profesores adquieran y refuercen habilidades tanto lingüísticas como académicas: la reflexión, la investigación, la creación.

 

Ambos proyectos se proponen consolidar el uso de las nuevas tecnologías de la información para el desarrollo académico de profesores y estudiantes de idiomas.

 

En ambos proyectos aspiramos a combinar en nuestro espacio virtual los recursos docentes de que disponemos: bibliografía consultable en línea, hemeroteca accesible con unclic, biblioteca universal de textos, de imágenes, de recursos audiovisuales.

 

Nos planteamos nuevas formas de interactuar en comunidad, pues estamos conscientes de que los nuevos soportes de información modifican la manera en que producimos, transmitimos y reconstruimos los textos.

 

Estas nuevas condiciones han traído consigo nuevas posibilidades de investigación y de interacción, tanto entre colegas como con los estudiantes.


 

Al describir lo específico de los textos digitales, Tim Wright[1] dice que el hipertexto es de carácter:

 

ü  colaborativo/ participativo

 

ü  de autoría multimedia (y para aprendizaje también multimedia)

 

ü  con un fuerte componente lúdico

 

ü  relacional: sirve para construir comunidades de conocimiento

 

Los artículos publicados en De Linguis se apegan de una manera u otra a esas características. En el primer número, por ejemplo, en “El Proceso de Enseñanza Aprendizaje de los Idiomas ¿Qué y cómo enseñar?”, María Ernestina Yolanda Reyes Bernabé nos lleva a reflexionar con ella sobre cómo aprenden nuestros alumnos. Nos dice que: “aprender es una práctica constructiva, propositiva, intencional, activa y consciente”.

 

Yolanda Reyes nos invita así a tomar en cuenta el aspecto participativo del proceso de enseñanza-aprendizaje y de los proyectos virtuales.

 

Este aspecto colaborativo en la construcción de un discurso que no sea autoritario y que lleve a formas de interacción participativas es lo que plantea María E. Christen Gracia en su artículo “El discurso del profesor de inglés ¿un discurso democrático o autoritario?”, donde señala que es necesaria: “la cooperación del alumno, el cual tiene poder de veto en la toma de decisiones. Su contribución es crucial para el logro de la interacción que […] propiciará la transmisión de conocimientos y de la lengua meta”.

 

Poniendo el énfasis en la autoría multimedia para el aprendizaje también multimedia, Claudia Luz Morales Brieño tiene propuestas interactivas en su artículo “Podcasting para profesores de enseñanza de idiomas”. Invita a grabar podcasts, a llevarlos a clase, a enviar a los alumnos a una sesión de aprendizaje autónomo, a registrarse en el blog y ponerse en contacto con otros miembros de la comunidad escolar. Los enlaces que incluye Claudia Morales cumplen con la característica de calidad y pertinencia que la comunidad académica requiere.

 

La siguiente característica en la lista de Tim Wright es que los hipertextos tienen un fuerte componente lúdico. Dos de los  artículos en el primer número hacen referencia a este componente como medio de aprendizaje.

 

En “Las canciones como medio de comunicación en la enseñanza de una lengua extranjera”, María Elena Cabral Falcón nos dice que las canciones son un verdadero “género comunicativo” que pone en juego […] elementos [ …] esenciales en la enseñanza de lenguas extranjeras. Los juegos de palabras, la melodía, la rima, la repetición y la redundancia ayudan a comprenderlas y recordarlas”. Le agradecemos a María Elena Cabral poner juntas las dimensiones lúdicas y comunicativas de la canción.

 

Vayamos a otra de las características de los hipertextos: sirven para construir comunidades de conocimiento. En “Algunas reflexiones sobre las lenguas indo-europeas”, Ma. Elena Jaroma nos abre la  puerta al conocimiento transversal al comparar las lenguas; con ello nos acerca a orígenes comunes y diferencias que enriquecen nuestras historias particulares.  Participamos con ella de su conclusión:

 

Entre más lenguas de flexión se conozcan, más apertura habrá para aprenderlas y resultará incluso una experiencia lúdica el compararlas, tal como acabamos de hacer.

 

En esta construcción de comunidades de conocimiento, podemos seguir comparando lo que en las diferentes lenguas sucede en el proceso de adaptación de una onomatopeya a partir de lo que Claudia Cecilia Baez Barrientos expone en su artículo  “La sistematización en el tratamiento lexicográfico de las onomatopeyas en la versión electrónica de la 21ª edición del DRAE”. Claudia Baez nos muestra en su práctica misma una de las fortalezas del texto electrónico: hace uso la autora de la función “buscar” para rastrear la manera en que se trata la onomatopeya en el DRAE. Nosotros también podríamos encargarles a l@s estudiantes una labor de búsqueda con las onomatopeyas de la lengua que aprenden.

  

Si consideramos la autoría multimedia participativa que suponen los hipertextos, podemos tomar la red electrónica como fuente de recursos para trabajos de investigación y abordar así uno de los problemas de traducción que expone Sandra Fuentes Vilchis en “Un acercamiento a la traducción”: el problema del desconocimiento histórico de la obra por traducir. Sandra Fuentes nos lleva a considerar asimismo la dimensión pragmática de la lengua: quién dice qué a quién y en qué circunstancias, en la traducción y, añadiríamos, en el aprendizaje de otra lengua.

 

Estos artículos constituyen los frutos que comparte De Linguis con sus lector@s en el primer número.

 

Dejo a ustedes recoger las primicias del segundo número. Por nuestra parte, seguramente escribiremos una reseña en el siguiente número de Flores de Nieve, o en el blog de la revista, a fin de que la comunidad del CEPE conozca mejor esta iniciativa académica de la ENP.

 

Señalaré brevemente algunas de las opciones que nos ofrece el formato electrónico y que seguramente aprovecharemos en ambos proyectos de publicación electrónica:

 

*      incluir enlaces afines;

 

*      abrir un FORO y un blog a fin de fomentar la dimensión interactiva del formato electrónico; de considerarlo pertinente, ponerlos a disposición también de los estudiantes;

 

*      establecer contactos con comunidades académicas nacionales e internacionales para seguir desarrollando proyectos en común; podría invitarse de manera específica a expert@s en algunos temas de interés;

 

*      incluir una sección de actividades didácticas de las que se puedan servir los profesores de lenguas y áreas afines.

 

 En estos desarrollos será conveniente tomar en cuenta los lineamientos que propone Wired Style[2], manual para textos digitales, y que adapto yo para nuestras necesidades:         

 

1.    como competimos con todo un mundo de recursos disponibles en la red electrónica, nuestros contenidos deben ser de muy alto valor informativo;

2.    juguemos con nuestras voces y nuestros recursos lingüísticos. Seamos inventivos, innovadores;

3.    entablemos diálogo con nuestra comunidad directa y concretamente, académica pero también informalmente;

4.    pongamos en práctica cierta dosis de irreverencia en nuestro trato con las instituciones y con quienes participan en el juego interactivo;

5.    mantengamos una perspectiva global; nuestros interlocutores pueden encontrarse en cualquier lugar del mundo.

           

Confiemos en que la calidad  e interés de nuestros contenidos e interacciones neutralicen los peligros asociados a la red electrónica[3]:

Ø  sentido fragmentado del tiempo;

Ø  períodos de concentración reducido;

Ø  cierta impaciencia general con sesiones de lectura o investigación de cierta duración;

Ø  poca confianza en las instituciones y en las explicaciones que daban antes forma a las experiencias subjetivas;

Ø  cierto distanciamiento con respecto a lugares y comunidades específicas;

Ø  ausencia de visión de un futuro en común.

 

Expreso aquí mi deseo de que entre los logros de nuestros proyectos de publicación electrónica esté lo que Richard Rorty denomina “filosofía edificante”, es decir, mantener la conversación en movimiento en la consecución de objetivos en común. Muchas gracias.

 



[1] En Chris, Joseph, “State of the Art”, http://tracearchive.ntu.ac.uk/Process/index.cfm?article=131, 11 de marzo de 2005.http://tracearchive.ntu.ac.uk/level2_images/space.gif

[2] Citado  en Crystal, David (2001). Language and the Internet,  Cambdrige University, p.75.

[3] En “Is Cyberspace Destroying Society? An Online Conference with Sven Birkerts”, 
Mayo 30, 1995: http://www.theatlantic.com/unbound//aandc/trnscrpt/birkerts.htm.



Comments