Inicio‎ > ‎Volúmenes‎ > ‎Volumen 02‎ > ‎

Artículo 02

Volumen 02


La publicidad como recurso didáctico.

 

María del Pilar Luna González

ENP Plantel 6 “Antonio Caso”

 

Cursos multimedia, Internet, libros de texto con CD interactivos; esto y más es lo que encontramos hoy en día en el campo de la enseñanza de idiomas; un mundo de posibilidades en cuanto a la lengua extranjera (L2) que deseamos enseñar o aprender pero no olvidemos que en este mundo de globalización los recursos sencillos también pueden ser útiles para una clase de idiomas, así que hablaremos de la publicidad y su potencial como recurso didáctico.

 

Las imágenes se han usado desde siempre como soporte técnico para el aprendizaje de L2 ya que constituyen un medio comunicativo y muy eficaz, pues la didáctica hoy en día sostiene que el uso de técnicas visuales es de gran utilidad en una clase de idiomas.

La imagen o la publicidad constituye un elemento importante para aquellos que se acercan al estudio de una L2 puesto que, por una parte, representan objetos y situaciones en forma directa, evitando la intervención del profesor o de la traducción en la lengua materna y, por otra parte, está destinada a ser percibida a través de la vista para estimular la memoria visual del estudiante.

 

La eficacia de una técnica glotodidáctica (estudio sobre la enseñanza de lenguas extranjeras) basada en imágenes jamás se agota. Puede ser utilizada para enriquecer el vocabulario, como punto de partida para iniciar una conversación y, en algunos casos, para fijar estructuras gramaticales, sin mencionar que la publicidad refleja la cultura del país de la L2 que se estudia.

 

La elección de cierta publicidad debe partir de un análisis detallado de las necesidades del grupo al cual se presentará, teniendo en cuenta que la mayoría de los alumnos está acostumbrada a ver por doquier este tipo de material y, por tanto, le será familiar, pero es importante conocer cuáles son los gustos y las inquietudes del grupo.

 

 El uso de la publicidad puede adecuarse a cualquier tipo de curso de L2 sin importar el método utilizado. Debemos aclarar que este tipo de materiales puede ser de mayor utilidad para desarrollar una conversación en el salón de clases ya que no siempre es posible usarlo con una finalidad gramatical por el tipo de texto escrito que en ella aparece.

 

Algunos de los objetivos que se pueden lograr con el uso de las imágenes son: ejercitar la producción oral estratégica, reaccionar y establecer una comunicación, así como enriquecer el léxico.

 

La publicidad presenta generalmente textos breves y fácilmente utilizables en clase y los temas tratan directa o indirectamente, la vida cotidiana. Al elegir una publicidad se deben tener en cuenta las siguientes características:

 

A)   Vocabulario adecuado al nivel de la clase, evitando vocabulario excesivo y difícil.

B)   Imágenes claras que apoyen el texto escrito.

C)   Representar la cultura del país del cual se está aprendiendo el idioma.

 

Si la publicidad reúne estas características, el siguiente paso será decidir en qué nivel de L2 será utilizada: elemental, intermedio o avanzado. Al presentar este material se pueden aplicar tres fases:

 

1)    La descripción del documento.

2)    El análisis del documento.

3)    El análisis de la parte lingüística (gramática).

 

Estos tres momentos se desarrollan de manera sucesiva y gradual en relación al tipo de curso y grado de L2; es decir, con alumnos del primer nivel sólo se maneja la primera fase, la descripción sencilla de la imagen; los alumnos de nivel intermedio pueden partir de la fase de descripción para llegar al análisis del documento y a las opiniones personales y, finalmente, los alumnos avanzados, después de pasar por las dos primeras fases, podrán llegar al análisis de la lengua y a las reacciones personales.

 

Primera fase: descripción del documento.

Esta fase se utiliza en los tres niveles, pues se desarrolla de acuerdo al grado de competencia de los destinatarios. En un curso intermedio o avanzado, es recomendable dejar cierta libertad en la descripción de las imágenes, haciendo énfasis en los detalles para ejercitar y enriquecer el vocabulario. En cambio, enun curso de nivel básico, en el que se manejan pocas estructuras, es necesario que la descripción sea guiada por el profesor, quien se centrará sólo en el vocabulario visto con anterioridad y en las estructuras gramaticales estudiadas en clase; al mismo tiempo, el profesor sabrá cómo introducir el nuevo vocabulario y las nuevas estructuras.

 


Por ejemplo, para un nivel básico las estructuras que pueden utilizarse son:

-Qué hay en la imagen (vocabulario para la descripción)

-Algunos verbos regulares o irregulares

-Algunos adverbios de lugar: a la derecha, a la izquierda, detrás, delante, en frente, al centro, cerca de.

 

Segunda fase: análisis del documento

En un curso intermedio o avanzado, después de la descripción detallada de la imagen se puede pasar a un segundo momento de discusión: el análisis del documento.

En esta fase entran en juego no sólo los criterios objetivos de la descripción, sino también la interpretación personal del estudiante, el cual tiene que expresar su punto de vista.

 

Las preguntas que se pueden utilizar para esta finalidad son:

¿Conoces el producto que se publicita?, ¿Qué piensas de él?

¿De qué nos quiere convencer? ¿En qué modo lo hace?

 

A partir de este análisis se puede pasar a discursos más generales sobre la publicidad con estas preguntas:

-¿Es útil dar publicidad a un producto? ¿Por qué?

-¿Conoces otra publicidad de este producto además de la que se presenta en clase?

-¿La publicidad es parecida a la que se presenta en tu país?

-¿Qué consideras más importante cuando observas una publicidad: el ambiente, el producto o el slogan? ¿Por qué?

 

Por lo tanto, partiendo de un estímulo visual como la publicidad y siguiendo con una descripción más o menos detallada de acuerdo al nivel al que se presenta se puede llegar a una serie de temas más generales en cuanto al medio publicitario y al país de donde se habla el idioma.

 

Tercera fase: Reacciones personales que origina la publicidad.

En un curso avanzado se puede organizar un debate en clase, durante el cual cada uno de los estudiantes podrá dar su punto de vista en relación a lo que para cada uno de ellos expresa el material.

 


Estas son algunas preguntas que se pueden formular para este objetivo:

-¿Qué reacciones, sentimientos o emociones te inspira la imagen? ¿Por qué?

-¿A qué tipo de público está destinada esta publicidad?

-¿Cuál es la finalidad de esta publicidad: informar, convencer, persuadir?

-Según tu opinión, ¿esta publicidad es excelente, buena, regular, mala?

-¿Por qué?

-¿Estarías dispuesto a comprar el producto? ¿Por qué?

 

 

En esta última fase se pasa de una descripción objetiva a dar opiniones e incluso tratar estados de ánimo, sensaciones, etc., todo lo que puede provocar dicho material.

 

Con este breve análisis del uso de la imagen publicitaria debemos tomar en cuenta que los estudiantes de una L2 al relacionar su aprendizaje con un objeto visual pueden llegar a adquirir más vocabulario, fijar estructuras gramaticales y utilizar el idioma de manera significativa, ya que éste se encuentra relacionado con la vida cotidiana e incrementa su conocimiento.

 

Dejemos de vez en cuando el libro de texto y presentemos una publicidad en clase. Será para todos divertido y enriquecedor.

 

 

Referencias bibliográficas:

 

D’ Addio Colosimo, W. (1974) Lengua straniera e comunicazione. Problema di glotodidattica. Bologna: Zanichelli.

Lazotti Fontana, L.. (1983) Percezione visiva e linguaggio. Florencia: Bulgarini.

Oriolo, L. Aust, D. Galasso, M. (1995) Come leggere. Perugia: Guerra.

Comments