Inicio‎ > ‎Volúmenes‎ > ‎Volumen 03‎ > ‎

Artículo 04

Volumen 03


FREIRE, PAULO, PEDAGOGÍA DE LA AUTONOMÍA


Reseña de María Mercedes Camacho Reyes

Colegio de Inglés

ENP Plantel 6 “Antonio Caso”

 

Paulo Freire (1921 -1997) es un pedagogo brasileño que adoptó como método de enseñanza una variante de la teología de la liberación con el cual inicia una concepción diferente del docente. En el libro Pedagogía de la Autonomía  contrasta la imagen del  profesor ideal, quien promueve el uso de la libertad con ciertos límites, con el papel del profesor tradicional,  que controla la actuación de sus estudiantes. En esta obra el autor visualiza al docente ideal como un sujeto sincero y ético que continuamente cuestiona  todo lo que le rodea a la vez que su manera de actuar  demuestra respeto hacia el Otro.  En este libro Freire propone que el profesor se asuma como investigador de su propia práctica profesional. De esta manera, pasa de ser un profesor tradicional a un sujeto crítico que contribuye a que el alumno reflexione y construya  su propio aprendizaje.

 

Uno de los aspectos importantes para Freire  es  la rectitud, pues considera que el mentir  continuamente a los alumnos afecta la imagen que éstos se crean  del docente, ya que dejan de considerarlo como un ideal; un ejemplo de esta actitud sucede cuando los alumnos preguntan el significado de alguna palabra y el docente inventa la respuesta. En contraste con este profesor tradicional, quien se considera como único poseedor de la verdad, Freire propone que el profesor  sea crítico, es decir, que sea capaz de reconocer su desconocimiento sobre algún tema y una vez que lo demuestra, estudia e investiga sobre sus dudas, así cuando el docente es inquisitivo se transforma en un modelo a imitar, en el que la curiosidad permite desarrollar todas la habilidades del ser humano.

 

Por otra parte, el autor espera que, al mismo tiempo que el profesor se forma científicamente, también se asuma como un ser que posea una actitud ética. Como parte de ese ideal requiere ser un aprendiz permanente, estar dispuesto a aprender algo cada día, tener una actitud perseverante, pero a la vez humilde, en la que esté pronto a guardar  silencio para escuchar las opiniones de sus estudiantes.

 

Para Freire, una vez que  el docente se ha asumido como  investigador, el concepto de “no hay enseñanza sin investigación, ni investigación sin enseñanza” es parte integral de su ser docente. Al estar en un proceso de investigación permanente, el docente logra un pensamiento acertado, que contribuye a que se despierte la conciencia crítica en el educando. De esta manera, el profesor tiene en sus manos el poder de enseñar a leer a través del desarrollo del pensamiento crítico.

 

Freire rechaza la imitación como la única manera de enseñar. Expresa que el docente accede al objeto que enseña como algo que se adquiere, se observa y se modifica.  Así, es posible que el profesor crítico reconstruya un mal aprendizaje en el que el estudiante sólo es un receptor del maestro tradicional. Asimismo, aplicado a la enseñanza de lenguas extranjeras, el alumno es capaz no sólo de observar la cultura de la lengua meta, sino de integrarse en un momento dado a una cultura ajena sin perder su propia identidad. Este logro se lleva a cabo cuando el docente comprende que la enseñanza no es la transmisión de conocimientos, tomando las mentes de los alumnos como si fueran recipientes en los que se vacían los contenidos.  Para Freire, la enseñanza es algo más: promocionar el paso de la ingenuidad a la crítica, permitiendo al mismo tiempo que los alumnos se desarrollen como seres éticos. Así, la formación moral se convierte en parte de la educación que se ofrece a los alumnos.

 

Como parte del ser ético, el profesor también muestra respeto por los saberes socialmente construidos de los alumnos, esto es, toma en cuenta los conocimientos que los alumnos poseen antes de llegar al aula, como es el caso de los niños que manejan intuitivamente las leyes de la física cuando vuelan sus cometas, lo cual hacen perfectamente; sin embargo,  cuando están en la escuela reprueban estrepitosamente matemáticas y física. Si éste es el caso, y el profesor toma en cuenta el saber de sus alumnos sobre las cometas[1] y les explica las leyes físicas que las rigen, en términos adaptados a su lenguaje, el alumno comprenderá el problema que tiene ante sí: de esta manera, el estudiante es capaz de consolidar un nuevo conocimiento sobre lo que ya sabía anteriormente.

 

 

Otro punto que Freire considera muy grave y preocupante es que se propicie la discriminación en cualquier forma dentro del salón de clase. Afirma que el profesor es el primero que debe tratar a todos por igual, respetando las diferencias, sin excluir a nadie. A su vez, el profesor se asume como agente de cambio en la promoción del reconocimiento de la identidad cultural, porque cuando los sujetos se sienten orgullosos de su origen cultural su autoestima es buena. Este modelo de profesor es capaz de demostrar amor por sus alumnos sin deferencias.

 

En conclusión, para convertirse en un profesor crítico es necesario ser un agente de cambio en su medio para así poder lograr la transformación en la educación. El docente crítico es todo profesor capaz de reflexionar sobre su propio actuar y de cuestionarse continuamente para asumirse como docente. Es  el profesor que convierte las preguntas en parte de su quehacer diario, para que sus alumnos no den por sentado nada y que, en el caso de las lenguas extranjeras,  ayude a que aprendan a ver la otra cultura con respeto. Así, el aula se convierte en una oportunidad para el desarrollo de valores, entre ellos el respeto al otro, la democracia, la sinceridad y el amor.

 

 

 

Bibliografía


·         FREIRE, Paulo (2006), Pedagogía de la Autonomía, Siglo XXI, México, undécima edición, 139 p.

·         ___________ (1994), Cartas a quien Pretende Enseñar, Siglo XXI, México, 141 p.

·         ___________ (2007) La educación en la Ciudad, Siglo XXI, México, 169 p.

·         ___________ (1996) Cartas a Cristina, Siglo XXI, México, 284 p.

·         Rey, Adela, “Freire, ¿Pedagogo o Político?” (1999)En Revista Iberoamericana de  Educación, Universidad Católica de  Santa Fe,  Argentina. 



______________________________


[1] El cometa es un cuerpo estelar, y la cometa es un papalote



Comments