Inicio‎ > ‎Volúmenes‎ > ‎Volumen 05‎ > ‎

Artículo 01

Volumen 05


Involución de la complejidad lingüística

de los estudiantes mexicanos

Una propuesta teórica y metodológica para el análisis del léxico

 

Segunda parte

Ricardo Arriaga Campos

 

En el análisis de estos núcleos temáticos –repito: efectivos y reales– se registra el primer rasgo de la reducción en la composición de las estructuras que llamo conglomerados lexicosemánticos, es decir que los temas o núcleos temáticos predominantes son los mismos. Estos “temas” o nuevos centros de interés que propongo tienen una frecuencia de 486 apariciones en primaria, y se reducen a 287 secundaria. La recurrencia temática es considerablemente reducida casi núcleo por núcleo: en 15 de ellos es mayor la frecuencia en primaria, en dos es semejante y sólo en dos de los de menor importancia (sustos y recuerdos) es mayor en secundaria; esto significa que, en términos gestaltianos, sus esquemas de pensamiento y conducta son más reducidos si se acepta que éstos están reflejados por las redes de palabras y experiencias significadas.

Se descarta la hipótesis de posibles cambios propios de la edad, como los hormonales, los afectivos, etcétera, que darían lugar a otros núcleos temáticos o a modificar el orden de importancia y frecuencia en que éstos aparecen. Los “temas” de su discurso no varían sustancialmente ni dirigen sus recursos lingüísticos –presumiblemente desarrollados durante tres años de escolaridad y de vida– a esquemas de contextos y experiencias (contextos experienciales) nuevos o más focalizados en su circunstancia de “jóvenes”, con todo lo que puede implicar ese cúmulo de cambios fisonómicos, psicológicos y de intereses. Los temas son los mismos, con pequeñas variantes, por lo cual el hecho significativo es que el léxico que los configura se estanca y hasta se reduce, lo mismo que sus redes léxicas y conceptuales.

Los núcleos temáticos son, pues, los mismos y con un orden de frecuencia muy similar, sobre todo en los 5 de mayor frecuencia, mientras que en aquellos que no tienen la misma posición la variación es mínima.

 

Núcleos temáticos por orden de frecuencia

 

Primaria

Secundara

Familia

89

62

Viajes

53

40

Amistades

44

36

Escuela

43

31

Fiestas

30

20

Accidentes

24

11

Juegos

23

15

Amor

23

10

Habilidades

16

11

Religión

13

8

Deportes

11

9

Muerte

9

7

Sustos

8

9

Enfermedades

6

3

Naturaleza

6

6

Reflexión

2

0

Trabajo

2

0

Mascotas

2

2

Recuerdos

2

7

 

Se encontró que los conglomerados lexicosemánticos se configuran como: Conglomerados Delimitados Independientes (CDI), es decir aquellos textos en que existe un solo núcleo temático que los recorre como asunto central; Conglomerados Múltiples (CM), que consisten en sintagmas que pueden estar constituidos por palabras, por frases, por oraciones de un párrafo o por párrafos del texto que se asocian, cada uno de esos sintagmas, con diferentes e inconexos núcleos temáticos; Conglomerados Secuenciales (CS), que corresponden a sintagmas que pueden estar constituidos por palabras, por frases, por oraciones de un párrafo o por párrafos del texto que se asocian con diferentes núcleos temáticos, pero concatenados. El resultado de la decodificación del léxico en estos tipos de esquemas revela otro rasgo de la menor complejidad de esa estructura lingüística, psicológica y conductual (a que alude la gestalt y que Lakoff y Johnson llaman contexto experiencial), lo que también para efectos de este trabajo se ha concentrado en el concepto de involución de la complejidad lexicosemántica: las redacciones que desarrollan un solo núcleo temático son más abundantes en primaria que en secundaria por un 50 por ciento más (122 conglomerados más); a su vez, aquellas en que se dan dos, tres o cuatro núcleos temáticos secuenciales e interrelacionados, esto es en las que se pasa de un tema a otro, también son más numerosas en primaria que en secundaria: en conjunto representan 329 en primaria, contra 257 en secundaria, es decir superiores casi por 30 por ciento en primaria. Asimismo, el total de núcleos temáticos abordados en primaria es 41 por ciento superior en primaria (402 contra 285).

En secuencia con el punto de análisis anterior, un dato más en la comprobación de la involución de la complejidad lingüística está representado por el número de núcleos temáticos con el cual se alcanza el 50 por ciento del total de núcleos abordados: se reduce de 4 en primaria a 3 en secundaria. No es mínima la diferencia si se considera que en 5 núcleos temáticos se registra la mayor concentración léxica del discurso del grupo social estudiado, por lo que es muy significativo que en secundaria se reduzcan un 25 por ciento (de cuatro a tres) los temas con los que se llega a ese 50 por ciento. En consecuencia, se comprueba que las estructuras lexicosemánticas de los estudiantes de primaria son más abundantes, más ricas y más complejas que las de los estudiantes de secundaria.

Tras ser sometidos los verbos y sustantivos comunes más significativos en los dos niveles (reitero: con los que se alcanza al 50% de la producción de dichos ítems) al índice de uso o “cálculo del Uso” (U = F x D), aunque adaptado a especificidades de ponderación (1. Ponderación en categorías significativas, es decir eliminando las carentes de registros o con muy pocos registros –menos de 10–, 2. Selección de las categorías con que se llega al 50% de la densidad léxica del conglomerado, es decir en las que se agrupa el 50% del total de vocablos de todas las categorías), para  medir las relaciones de significado que se forman entre las palabras, y en el entendido de la comprobación estadística y estructural de que las palabras se agrupan en el texto por medio de relaciones asociativas, de acuerdo con un contenido temático que en el discurso se desglosa en el vocabulario seleccionado y organizado, se documenta cuantitativamente la involución que registra el “uso” de la mayoría de los vocablos (verbos) en el nivel de secundaria, pues en 12 de ellos es superior el indicador en primaria. Y aún más, esta importante diferencia se matiza y se acerca en mayor medida a la realidad del denominado índice de uso al haber sometido los resultados a términos de porcentajes de uso, con lo que se encuentra que sigue predominando el nivel primaria con mayor número de vocablos (ocho) en los que el indicador de uso es superior. Por otro lado, las frecuencias de cada vocablo por núcleo temático evidencian que no existe mayor productividad o densidad en conglomerados lexicosemánticos en secundaria: tanto en primaria como en secundaria aquélla es superior en 5 vocablos. Y en 5 conglomerados la productividad léxica es semejante, aunque en 4 de esos 5 vocablos es mayor la densidad léxica en primaria (estar, hacer, pasar, jugar), como sucede también en la mayoría de los vocablos.

Igualmente en materia de sustantivos, reiterando que más de la mitad de las palabras de las redacciones de los escolares son sustantivos (y por representar los principales aglutinadores o nodos de tejidos lexicosemánticos, por su función central en ese conjunto de vocablos que puede ser utilizado en cualquier acción verbal y de acuerdo con necesidades específicas de comunicación, así como por estar fuertemente determinados por los conocimientos, las actividades y la educación de cada persona), se confirma la involución del léxico en el nivel secundaria, pues en la comparación de sus frecuencias absolutas se advierte que en general éstas son en la mayoría  superiores en primaria en 15 de los 26 vocablos comunes; y aplicado el índice de uso, se consolida la demostración de que en primaria es superior el indicador en la mayoría de vocablos (14). Y, como era de esperarse, tampoco en los vocablos sustantivos existe mayor productividad léxica o densidad  en conglomerados lexicosemánticos en secundaria. Al aplicar los factores de ponderación del 50% de producción y por la dispersión en categorías significativas, con lo que se obtiene un mejor acercamiento al peso de cada vocablo en la producción léxica y en el discurso, se obtiene que en 17 de los vocablos comunes es ya sea superior primaria o son iguales los dos niveles en la formación de conglomerados, sólo en 9 alcanza a ser superior en secundaria,  e igualmente en cuanto la densidad léxica por conglomerados, sólo en 10 vocablos es superior en secundaria, mientras en 16 es superior o igual primaria.

Consideraciones finales

Mi propuesta de análisis del léxico recorre una ruta orientada a conocer seriamente y presentar esquemáticamente un aspecto del estado de la competencia lingüística de escolares mexicanos en su complejidad cognitiva, comunicativa y sociocultural; propone una metodología de análisis lexicosemántico que permita acercarse con efectividad a la estructura lexicomental de los individuos y de los grupos sociales, mediante herramientas lexicoestadísticas y una fundamentación teórica transdisciplinaria que conjunta elementos desde la lexicología, el análisis del discurso y la semántica, hasta la psicología cognoscitiva, la gestalt y la teoría de la complejidad, para que otros estudios y aplicaciones puedan con más bases contribuir a elevar dicha competencia y con ello, finalmente, ayudar a formarlos no sólo como mejores estudiantes, sino como mejores “jugadores de los juegos del lenguaje” y como mejores ciudadanos.

Aunque el llamado léxico mental sigue siendo un campo al que sólo podemos aproximarnos –como a la mente humana misma–, es necesario reconocer que no opera como una lista ordenada y lógica de elementos en un archivo en alguna parte del cerebro, ni debe concebirse tampoco como un módulo separable de la condición integral del individuo mismo, en el mismo sentido en que tampoco se puede entender a éste como una entidad aislada de su contexto social y de su entorno vital.

En cambio, se puede recurrir a una teoría o, más humildemente, una visión de la organización mental del léxico que considere que dentro del sistema de la lengua, el léxico es un componente que está relacionado tanto con reglas lingüísticas y gramaticales, como con la significación social de la realidad y los derroteros de la comunicación. Esta síntesis de mi propuesta para una teoría holística y una metodología para el análisis semántico del léxico que considera la diversidad y complejidad de factores que lo determinan. Con ello se propone un análisis de las palabras que no termine en ellas mismas, en su detección y enumeración, sino que explore en qué de una nos lleva a otra y a otras en intrincadas, mutantes y en algún grado aleatorias o caóticas urdimbres, sino como un sistema con que –psicológica, social y culturalmente– representamos y recreamos, recordamos y almacenamos, tejemos y compartimos las cosas representadas, el mundo –el real y el interior–. Esto implica reconocer también la específica conformación lexicomental de individuos y grupos sociales determinados, de acuerdo con su particular estructura de vocablos y asociaciones semánticas en torno a los nodos, redes y conglomerados temáticos concretos que reflejan y determinan a la vez su experiencia del mundo. Esto es que la producción léxica, las habilidades discursivas y la estructura lexicomental de los individuos, en este caso de escolares de secundaria son objeto de estancamientos y retrocesos respecto de los de primaria, y con ello, no obstante haber cursado tres años más de escolaridad, su mundo real y psicológico se “contrae”: los estudiantes mexicanos de educación básica involucionan en la configuración de sus campos o conglomerados lexicosemánticos, que reflejan y determinan a la vez tanto sus habilidades lingüísticas y comunicativas como su conocimiento del mundo, su capacidad de percepción y análisis de ese mundo, sus marcos conceptuales, sus modelos mentales y sus esquemas de actitudes y acciones: sus contextos experienciales.


Comments