Inicio‎ > ‎Volúmenes‎ > ‎Volumen 05‎ > ‎

Artículo 04

Volumen 05


La Evolución Histórica del Idioma Alemán

Tomando como Ejemplo El Vater Unser

 

 

Melina Guerrero Ramírez

Letras Alemanas

Facultad de Filosofía y Letras

 

En este artículo se pretende hacer un esbozo sobre las diferentes fases de desarrollo que ha cursado el idioma alemán a través de los siglos. Para este fin tomaré como ejemplo distintas versiones del Vater Unser[1] (Padre Nuestro), pues en ellas se pueden apreciar con claridad las distintas mutaciones fonéticas que ha tenido la lengua germánica que aquí nos ocupa.

La Völkerwanderung o migración de los pueblos germánicos a partir del s. III d.C. trajo consigo la diseminación de sus lenguas por Europa. Éstos, al entrar en contacto con el Imperio romano, adoptaron la religión cristiana, por lo que obispos germánicos como Ulfilas (Wulfilas en las lenguas germánicas, 311-383 aprox.), se dieron a la tarea de traducir textos cristianos del griego a su lengua materna. La traducción de Ulfilas[2] de la de la Biblia al gótico (conocida como Codex Argenteus, s. IV d.C) contiene la primera versión en lengua germánica del Vater Unser. De entre las características de escritura de este manuscrito podemos mencionar la mezcla de runas, caracteres griegos y sobretodo latinos. Gracias a esta traducción se introdujeron conceptos (a través de neologismos y préstamos, que aparecían en el texto bíblico original, pero que en gótico no existían) como un intento de apropiarse lingüísticamente de nociones relacionadas con la religión cristiana. A continuación se reproduce la traducción al gótico del Padre Nuestro elaborada por Ulfilas:

 

Atta unsar þu in himinam, weihnai namo þein.

qimai þiudinassus þeins. Wairþai wilja þeins,

swe in himina jah ana airþai. hlaif unsarana þana sinteinan gif uns

himma daga. jah aflet uns þatei skulans sijaima,

swaswe jah weis afletam þaimskulam unsaraim.

jah ni briggais uns in fraistubnjai, ak lausei uns af þamma ubilin;

unte þeina ist þiudangardi jah mahts jah wulþus in aiweins. Amen

(Biblia de Wulfilas, s. IV)

El uso del idioma gótico, la lengua germánica documentada más antigua, fue decayendo a mediados del siglo VI d.C. por diversos factores geográficos, políticos y religiosos hasta convertirse en lengua muerta, lo que permitió que predominaran otras de origen germánico como el alemán. Si bien el idioma alemán no es propiamente descendiente del gótico, ambos están estrechamente emparentados, pues son ambas lenguas germánicas que coexistieron en un determinado punto histórico y geográfico. Además, al estudiar la historia de la lengua y literatura alemana, la traducción de Ulfilas es comúnmente considerada como el primer antecedente de su evolución. La periodización del desarrollo del alemán es la siguiente:

1)    Alto alemán antiguo (Althochdeutsch 770 - 1050.

2)    Alto alemán medio (Mittelhochdeutsch)  1050 - 1350.

3)    Nuevo alto alemán temprano (Frühneuhochdeutsch 1350 - 1650.

4)    Nuevo alto alemán (Neuhochdeutsch 1650 - actualmente.

Es entonces a partir del s. VIII d.C. que empieza, en sentido estricto, la historia del la lengua alemana. Su evolución se ha visto afectada a través de los siglos por diversas mutaciones fonéticas (Lautverschiebungen) que han transformado las consonantes indoeuropeas, varias de las cuales pasaron de ser sordas y sonoras a fricativas y sordas, respectivamente. Estas características pueden ser claramente apreciadas en las diferentes versiones del Vater Unser en alemán.

El alto alemán antiguo o Althochdeutsch (abreviado generalmente como ahd., s. 750-1050) es considerado el estadio más antiguo de dicha lengua, resultado de un proceso denominado “segunda mutación fonética” o Zweite Lautverschiebung[3]. Las modificaciones consonánticas generadas en el alemán a causa de este fenómeno lingüístico constituyen la diferenciación definitiva entre ésta y otras lenguas germánicas como el inglés o el holandés. En otras palabras, es en la época del Althochdeutsch que tiene lugar la transición entre el germánico y el alto alemán antiguo. Las consonantes involucradas en la mutación fonética fueron las plosivas sordas p, t k, que se transformaron en pf,tzkch o en dobles fricativas ff, zz y hh.

Durante los siglos VIII a XI la cultura en las regiones germanoparlantes estuvo concentrada en los monasterios, pues los frailes constituían una élite instruida en las artes de la lectura y la escritura, así como en lenguas antiguas. Es en monasterios como el de Fulda, Freising o St. Gallen que se generaban las traducciones al alemán de textos religiosos escritos en griego y latín. En la segunda mitad del s. VIII d.C. apareció una de las versiones más antiguas en alemán del Vater Unser y fue elaborado justamente por frailes de St. Gallen, como anexo del primer diccionario latín-alemán (Codex Abrogans).

(St. Galler Paternoster, s. VIII, en alemannisch)

En esta época también podemos observar la influencia de idiomas no germánicos sobre el alemán, en particular del latín, principalmente en contextos como el religioso donde se desenvolvían los eruditos, a saber, los monjes que se encargaban de diseminar la cultura y la religión. Tenemos así palabras alemanas que resultan ser préstamos provenientes del latín, como lo son las siguientes:

Español

Latín

Alto alemán antiguo

Alemán moderno

claustro

claustrum

Kloster

Kloster

monje

monachus

munih

Mönch

cruz

crucem

kruzi

Kreuz

escuela

scola

scuola

Schule

tinta

tinkta

tinkta

Tinte

escribir

scribere

scriban

schreiben

tabla, lámina

tabula

tavala

Tafel

carta

breve

briaf

Brief

 

Si seguimos avanzando en la línea del tiempo nos encontraremos con la etapa del Mittelhochdeutsch (mhd.) o alto alemán medio. Es la época de grandes obras de la literatura alemana como las del Minnesang, poemas compuestos por los llamados “trovadores germanos”. Quien haya leído en idioma original a poetas como Walther von der Vogelweide o a Wolfram von Eschenbach podrá darse cuenta de que este estadio de la lengua alemana presenta características muy particulares y marcadas diferencias con respecto del Althochdeutsch. La transformación fonética de la etapa anterior siguió teniendo lugar después del s. XI. Las modificaciones consonánticas fundamentales serían, por ejemplo, que la h al principio de una palabra desaparece ante ciertas consonantes; en otros casos, la z intervocálica se convierte en s (bezzerbesser). Hay infinidad de cambios de un estadio de la lengua a otra y no todos pueden mostrarse con el Vater Unser, excepto quizá los más evidentes. Un claro ejemplo de ello son las vocales con acento circunflejo, signo característico del mhd., y que indica el alargamiento de vocal. También se observan otras modificaciones en el plano ortográfico como son el reemplazo de f por v (FaterVater) y de uu por w (uuerde uuilo diinDîn wille werde), aunque la pronunciación permanece invariable:

 

Got vater unser, dâ du bist in dem himelrîche gewaltic alles des dir ist,

geheiliget sô werde dîn nam, zuo müeze uns komen das rîche dîn.

Dîn wille werde dem gelîch hie ûf der erde als in den himeln, das gewer unsich,

nu gip uns unser tegelîch brôt und swes wir dar nâch dürftic sîn.

Vergip uns allen sament unser schulde, alsô du wilt, daz wir durch dîne hulde vergeben,

der wir ie genâmen dekeinen schaden, swei grôz er sî: vor sünden kor sô mache

uns vrî und loese uns ouch von allem übele. Âmen

(Vaterunser en Mittelhochdeutsch)

En gótico y alto alemán antiguo existían terminaciones que se le agregaban a los sustantivos para determinar el caso, por ejemplo, si estaban en dativo o genitivo. En medio alto alemán estas desinencias nominales desaparecen para dar paso a un uso más intenso de los artículos; en éstos últimos es donde recaería ahora la marca de caso. Es decir, si comparamos el Vater Unser de St. Gallen y una versión datada del s. XIII encontramos lo siguiente:

Ahd.

Mhd.

f (Fater)

v (Vater)

Þ (Þu)

d (dû)

p (pist)

b (bist)

uu (uuilo)

w (wille)

in himinam

(desinencia de dativo

sin uso de artículos)

in dem himel

(uso de artículo con marca de caso dativo, sin desinencia nominal)

 

La traducción de la Biblia realizada por el clérigo Martín Lutero, quien fuera el impulsor de la Reforma protestante, inaugura la era del nuevo alto alemán. Se traduce la Biblia nuevamente con un fin evangelizador y esta traducción tiene otra vez consecuencias decisivas sobre el desarrollo de la lengua. Si bien hasta el día de hoy existe un variado mosaico de dialectos, la lengua utilizada por Lutero contribuyó al nacimiento de un idioma que se ha convertido en nacional a través de los siglos. Gracias a la invención de la imprenta pudo diseminarse esta variante por todo el territorio germanoparlante, constituyéndose también como lengua literaria.

Cabe recalcar que la mutación fonética de las dos etapas pasadas continuó aún en ésta pero ya de manera cada vez mucho más sutil. Es importante enfatizar que, como resultado de esto, el salto entre el idioma de Lutero y el alemán moderno no es tan drástico como en épocas anteriores.

El principal tipo de mutación que se dio ya no fue tanto en el terreno de las consonantes sino en el de las vocales, que tuvo efecto principalmente en los aspectos prosódicos de la lengua. Los fenómenos más importantes fueron el de la monoptongación (conversión de los diptongos ie, uo y üe en los monoptongos ie/[ī], u/[ū] y ü/[y], respectivamente); el alargamiento de la sílaba tónica; y la diptongación (conversión de las vocales largas îû y iu/[y] en los diptongos ei, au y eu/äu). Es en esta época cuando se empieza a fijar la pronunciación, principalmente de los diptongos, como la conocemos actualmente, así como la utilización de los artículos que llevan las marcas de caso.

Mittelhochdeutsch (aprox. 1300)

vater unser der da bist in den himeln.

geheiliget wert din name.

zuo kom din rieh.

din wille gewerde in der erden als in dem himele.

unser tegelich brot gip uns hiute.

unt vergip uns unser schulde, als wir vergeben unseren schuldigern.

unt enleite uns nit in bekorunge,

sunder verloese uns von übele. amen.

 

Frühneuhochdeutsch (Lutero: 1546)

Vnser vater ynn dem hymel.

Deyn name sey heylig.

Deyn reych kome.

Deyn wille geschehe auff erden wie ynn dem hymele.

Vnser teglich brott gib vnns heutt,

vnd vergib vns vnsere schulde, wie wyr vnsemn schuldigern vergeben,

vnnd füre vnns nitt ynn Versuchung,

sondern erlose vns von dem vbel,

denn deyn ist das reych, vnd die krafft, vnnd die herlickeyt in ewickeyt. Amen.

 

 

Mittelhochdeutsch

Frühneuhochdeutsch

Neuhochdeutsch

dîn

deyn

dein

hiute

heutt

heute

ûf

auff

auf

 

Lutero realizó su traducción directamente del griego, motivo por el cual en su primera versión aparece aún el orden sintáctico de dicha lengua, aunque después se propuso depurar su trabajo, por lo que en su texto ulterior (que es el que se expone en la tabla incluida previamente) se puede apreciar un orden de los elementos en la oración al estilo germánico. En la frase alemana los adjetivos posesivos se anteponen al sustantivo: Vater (sustantivo: padre) Unser (adjetivo posesivo: nuestro) se convierte entonces en Unser Vater.

A continuación se anexa una tabla que contiene el primer verso del rezo que me propuse analizar a lo largo de este trabajo y en donde se presenta resumidamente la forma en la que ha evolucionado la lengua alemana a través de sus diferentes etapas[4]:



Como podemos observar, esta tabla nos proporciona un panorama general de los cambios que ha sufrido la lengua a lo largo del tiempo, así como las distintas versiones contemporáneas que existen del mismo rezo. En resumen podría decirse que hay elementos sintácticos que en algunos ejemplos no aparecen, uno de los cuales podría ser el pronombre relativo der -que en la tabla se ubica a lo largo de toda la tercera línea-, el cual sólo aparece en tres de las nueve versiones ofrecidas[5]. Asimismo, podemos advertir el cambio ortográfico gradual de f por v (Fater vs. Vater), la fijación de utilizar mayúsculas para los sustantivos y la marca de caso indicada ya no como desinencia sustantival, sino como declinación -tan característica del alemán actual- en los determinantes (in himele/himile/himilon vs. in dem himmel/im Himmel).

En conclusión, podemos rescatar lo importantes que han sido las traducciones de la Biblia en el contexto evolutivo del alemán, pues las más destacadas han inaugurado las distintas etapas de desarrollo de esta lengua. En ellas se puede observar, en mayor o menor medida, la influencia que han tenido el latín y el griego en distintos niveles lingüísticos como el sintáctico y el léxico. Por un lado, son evidentes los aportes del griego en las etapas tempranas del alemán no sólo mediante nuevos conceptos y palabras, sino también por su sintaxis que, en el caso del Vater Unser, corresponde más a la helénica que a la germánica. Por otro lado, también muchos vocablos fueron tomados del latín, así como tiempos verbales que en alemán antes no existían. El alemán que hoy conocemos es, entonces, el resultado de todo un proceso evolutivo al cual están sujetas todas las lenguas vivas, por lo cual resulta muy interesante conocer todas estas transformaciones que han derivado en la lengua alemana que actualmente conocemos y aprendemos y que después transmitimos a nuestros alumnos.


 

Fuentes Bibliográficas

1.    MARTINI, Fritz. (1964) Historia de la literatura alemana. Barcelona: Labor, 650 pp.

2.    MODERN, Rodolfo. (1995) Historia de la literatura alemana. México: FCE, 370 pp.

3.    GERD ROETZER, Hans, SIGUÁN, Marisa. (1992) Historia de la literatura alemana. Tomo 1. Barcelona: Ariel, 12 pp.

4. HOCHMUTH, Mariko. (2004) Stringbasierte Algorithmen zur Rekonstruktion von Sprachverwandtschaften. Tesis. Berlin. http://zope.informatik.hu-berlin.de/forschung/gebiete/wbi/teaching/studienDiplomArbeiten/finished/2004/hochmuth_041012.pdf

5.    http://de.wikipedia.org/wiki/Vaterunser

6.    http://de.wikipedia.org/wiki/Wulfila

7.    http://de.wikisource.org/wiki/vaterunser

8.    http://www.christusrex.org/www1/pater/JPN-german-fruh.html

9. http://www.uni-bamberg.de/germ-philma/kundrie/babs_onlinegrammatik/sprachgeschichte/die_historischen_sprachstufen_am_beispiel_des_vaterunsers/

10. http://wwwhomes.uni-bielefeld.de/gjaeger/lehre/ws0708/grundkurs/sprachwandel.html

11.  http://www.stefanjacob.de/Geschichte/Unterseiten/TextprAlle.php




[1] El Vater Unser o Padre Nuestro es quizá la oración más importante del cristianismo. Cabe recordar que dicho rezo fue pronunciado en arameo por Jesús de Nazaret, pero en la Biblia aparece en griego. En el s. IV d.C. el teólogo Jerónimo la tradujo al latín vulgar con el fin de que el texto litúrgico pudiera ser asimilado con mayor facilidad por el vulgo.

[2] Al igual que la traducción de Jerónimo, la de Ulfilas también tenía un fin evangelizador. El obispo germánico se propuso luchar contra el paganismo y acercar al pueblo godo a la religión cristiana por medio de textos litúrgicos como la Biblia.

[3] Se denomina “primera mutación fonética” o Erste Lautverschiebung al fenómeno que tuvo lugar entre los siglos V y I a.C. y que derivó en la diferenciación de las lenguas germánicas antiguas con respecto al indoeuropeo. Fue Jakob Grimm quien formuló esta ley en 1822.

[4] A lo largo del tiempo han existido una cantidad enorme de ejemplos del Vater Unser en alemán. Si hacemos un análisis diacrónico de dichas versiones, encontraremos las variaciones que se han mencionado a lo largo de este trabajo y que corresponden al desarrollo de la lengua alemana a través de los siglos. Sin embargo, también se puede establecer el análisis desde el punto de vista sincrónico, esto es, existen diferentes versiones correspondientes a épocas similares pero a diferentes dialectos como el Allemanisch (alemánico), el Altsächsisch (antiguo sajón), el Fränkisch (franco), etc. La tabla anteriormente expuesta es producto del trabajo del lingüista Mirko Hochmuth de la Universidad de Berlín (2004: 17) y en ella expone un inventario de las palabras – y sus transformaciones – que aparecen en el primer verso del Vater Unser. La tabla habrá de leerse desde las columnas externas hacia el centro, tal como lo indican las flechas, pues la columna marcada en amarillo representa una versión en Neuhochdeutsch (nuevo alto alemán), mientras que las columnas ubicadas al exterior corresponden a los estadios más antiguos de la lengua alemana. El autor propone este tipo de lectura, pues su análisis incluye dos variantes del alemán que en su desarrollo han decantado en lo que hoy conocemos como Hochdeutsch o alemán estándar. Una de ellas es la que se lee de izquierda hacia el centro, mientras que la otra se lee de derecha hacia el centro.

[5] Vater unser (du bist) inn dem himel /Padre nuestro (estás) en el cielo vs. Vater Unser du der bist mi Himmel/Padre nuestro que estás en el cielo. Traducción propia.

Comments